Mia Misura

Durante la residencia de Erasmus en Rotterdam, la compañía italiana Mia Misura participó en el proyecto como invitada adicional para compartir las sesiones prácticas. Mia Misura nació en 2011 como laboratorio de teatro y danza. El proyecto fue creado por Vittoria La Costa y Roberta Bassani con el deseo de abrir un espacio para que las personas desafíen sus habilidades, se expresen y valoren sus recursos. Las principales actividades de la entidad, incluyen el laboratorio, actuaciones en vivo, proyectos, intercambios y colaboraciones.Durante la semana de Rotterdam, los artistas de Mia Misura fueron invitados a participar con el objetivo de reunir más compañías y obtener un mayor impacto, intercambiar conocimientos y alimentar la experimentación práctica de cada intérprete. Durante la semana de Rotterdam los intérpretes de Mia Misura comentaron:

La experiencia en Rotterdam dentro del proyecto Erasmus estuvo llena de estímulos y reflexiones. El sentido comunitario e inclusivo que sentimos en un lugar acogedor y familiar y el ambiente sin prejuicios durante las lecciones nos permitió a mí y a mi grupo experimentar libremente las propuestas de movimiento.

El equilibrio y la coordinación son dos temas complejos: los considero el resultado de la maduración de una serie de conexiones subyacentes con las que trabajas a lo largo de tu vida. Por lo tanto, realmente aprecio la secuencia de propuestas que surgieron en el programa experiencial. La fuerza y ​​el control postural han construido la base  adecuada para la experimentación en la relación terra-cielo, y que para mí, fue una combinación preciosa.

Encontré el nivel de clase medio-alto y me alegro de que los bailarinxs de mi compañía con y sin discapacidad siempre se hayan expuesto al límite. Ha habido momentos muy dinámicos y físicamente exigentes, pero esto nunca ha cambiado el fuerte sentido de respeto de los límites y las dificultades que cada unx de nosotrxs podría presentar.

En todas las experiencias que hemos tenido, la importancia de la mirada nunca ha faltado como un apoyo fundamental de la relación con unx mismo y con el/la otrx. Un requerimiento de atención que en ocasiones es difícil para algunxs de nuestrxs bailarinxs y, por lo tanto, necesita un recordatorio continuo.

El viaje es siempre un momento importante de compartir para nuestra entidad, renueva algunos aspectos relacionales y nos hace descubrir diferentes dificultades. Regresamos cansados, pero la atmósfera de novedad y responsabilidad compartida nos deja con una sensación de “plenitud de luz”.

Gracias por este rico intercambio.

Roberta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *