Equilibrio

El equilibrio es la habilidad, durante la actividad, de mantener el centro de gravedad y la estabilidad a través de diferentes fuerzas y la distribución del peso del cuerpo.

El equilibrio es la habilidad, durante la actividad, de mantener el centro de gravedad y la estabilidad a través de diferentes fuerzas y la distribución del peso del cuerpo. Existen tres claves fundamentales que influyen en la habilidad del equilibrio: el sistema propioceptivo, el sistema visual y el sistema vestibular; todos ellos en conjunto proporcionan a nuestro cerebro un “mapa” que nos indica nuestra posición en el espacio para ejecutar un movimiento y aportar un equilibrio determinado a dicho movimiento. Otros factores que afectan al/la bailarín/a y esta habilidad son: la correcta postura corporal, la fuerza y la coordinación. Esto significa que el equilibrio es una de las habilidades dancísticas más complejas a desarrollar.

Desarrollar fuerza y una correcta postura en los pies, tobillos y piernas son una clave básica, ya que permiten al/la bailarín/a tener una base sólida. Para más información, consulta el siguiente enlace.

La conciencia del/la bailarín/a sobre el apoyo del pie en el suelo tiene un impacto considerable también en su propio equilibrio. Estimular esta área sensorial y las actividades motoras antes de trabajar el equilibrio, permitirá no sólo tener una mejor sensación en el suelo, sino aumentar también la comprensión del cuerpo y su posición en el espacio a través de la información recibida por una retroalimentación de mayor calidad al cerebro. Para más información sobre conciencia corporal, consulta el siguiente enlace

Uso de imágenes

La habilidad del equilibrio necesita una compresión profunda sobre fuerza y ajuste corporal. El equilibrio no es estático, el cuerpo está constantemente haciendo ajustes mínimos para mantener el equilibrio. El uso de imágenes puede ser una herramienta muy efectiva para ayudar a los/las bailarines/as a encontrarlo, sin tener la necesidad de utilizar una conciencia directa de su cuerpo. El uso de imágenes basadas en la idea de expandir el cuerpo o buscar en alcanzar múltiples direcciones al mismo tiempo (incluyendo el suelo) puede ayudarlxs a encontrar estabilidad, resistencia en el cuerpo y realizar ajustes del equilibrio al instante.

Enfoques externos

En esta actividad un objeto o un factor externo, puede ser utilizado para proporcionar un enfoque externo. Concentrarse en equilibrar el objeto mejora la sensibilidad en el cuerpo. A través del uso de imágenes, activar el foco externo permite al/la bailarín/a explorar y encontrar el equilibrio sin reflexionar conscientemente de una manera anatómica. Esta es una estrategia muy efectiva para trabajar con bailarinxs con hipermovilidad, ya que tienen la tendencia a tener un enfoque interno muy exigente. Por tanto, desviar la atención a un objeto externo, proporciona un ancla que puede ayudarlxs a encontrar el equilibrio de manera más fácil. Para más información sobre hipermovilidad, consulta el siguiente enlace.

Foco en la mirada

La capacidad de equilibrar nuestro cuerpo depende, en gran medida, de la información que recibe el sistema vestibular (nuestro sistema de equilibrio que reside en el oído interno y se activa cada vez que movemos la cabeza en cualquier dirección); comparando y combinando esta información con la información que reciben los ojos. Es por ello, que el foco en la mirada puede tener un impacto significativo en el equilibrio. La incorporación y el uso del foco en la mirada, se puede aplicar a cualquier actividad. Los puntos focales establecidos se pueden aportar o quitar e incluso, fijar o mover. Del mismo modo, las actividades se pueden probar o repetir con los ojos cerrados; trabajar con los ojos cerrados puede ser una manera muy efectiva de trabajar el desafío en el equilibrio y desarrollar la propiocepción (nuestra conciencia de dónde se encuentran las extremidades en el espacio).

Sin embargo, esto puede ser especialmente difícil para algunxs bailarinxs, debido a su gran hábito a recibir la información de forma visual; lo cual puede generar inseguridad y ansiedad. Esto puede ser compensado a través de un acercamiento físico o el uso de un contacto inicial, dando señales verbales frecuentes, manteniendo un tiempo breve y concreto con los ojos cerrados para reexaminar la sensación.  El propósito de esta actividad es desarrollar la capacidad del/la bailarín/a de:

  • explorar, encontrar y mantener el equilibrio
  • comprender, traducir y aplicar un concepto demostrado por un objetivo
  • responder creativamente a las señales de un/a compañerx
  • responder con precisión a señales direccionales y dinámicas
  • explorar, encontrar y mantener el equilibrio a través del contacto con el/la compañerx

En esta actividad vemos como, a través de la botella, se representa el cuerpo del/la bailarín/a. Esto proporciona imagen visual de causa y efecto, como ocurre entre el equilibrio y los ajustes internos que el/la bailarín/a necesita, para logar el equilibrio. Como el foco está en la botella (que puede ser controlada por otra persona) se fomenta la toma de riesgos. La página de coordinación puede ayudarte en esta esta actividad.

La imagen de una cuerda floja combinada con equilibrar unos platos como en el circo, aporta dos focos externos. El peso y la calidad del objeto usado afectarán al resultado. Objetos que se pueden romper, como vasos o platos requieren un aumento en la sensibilidad y el foco en el ejercicio. Esto puede causar ansiedad en algunxs bailarinxs pero aporta un reto buscado por otrxs. Trabajar con objetos más pesados puede llevar a ayudar a un/a compañerx en su equilibrio.

Mientras que en estas actividades lxs bailarinxes usan los pies como base, el equilibrio puede explorarse y desarrollarse en diferentes orientaciones, usando otras partes del cuerpo como base. El equilibrio se puede explorar sentado o tumbado, ya que es menos desalentador y más accesible para bailarinxs que encuentran el equilibrio como un gran reto. Usar diferentes partes del cuerpo como base también fomenta la creatividad.

Guía de enseñanza

Esta actividad utiliza una amplia gama de métodos de enseñanza que engloba diferentes estilos. Los métodos visuales y táctiles de comunicación son generalmente los más accesibles y eficaces para los/las bailarinxs con diversidad intelectual. Para los/las bailarinxs que les resulta especialmente complejo el trabajo del equilibrio, quizás sea necesario utilizar un apoyo como una barra, una pared o un/a compañerx para trabajar.

Es importante introducir y desarrollar la actividad gradualmente, a través de pasos claros que aseguren que los/las bailarinxs entienden el concepto. Explorar el concepto a través de la improvisación, puede ser una manera muy eficaz para introducirlo. Esto puede desarrollarse mediante la incorporación de elementos adicionales para centrarse en el desarrollo de un ejercicio ya establecido o conducir el mismo. La correcta asimilación puede comprobarse o revisarse a través de diferentes maneras de mantener el ejercicio atractivo. Por ejemplo, establecer un/a bailarín/a líder, al (a la) cual debe seguir el resto del grupo.

Para el desarrollo de estas habilidades podría incluirse:

  • enfocarse en la respiración y el impulso
  • explorar diferentes maneras de trabajar el enfoque de la mirada
  • trabajar con los ojos cerrados
  • trabajar la actividad sin el objeto mientras se visualiza
  • incorporar diferentes direcciones, dinámicas y uso del espacio
  • trabajar con un/a compañerx

Auditiva

  • instrucciones verbales
  • uso de la voz, entonación
  • uso de la música/sonido
  • imaginario a través de la verbalización

Visual

  • demostración física
  • imaginario visual (foto, objeto)

Táctil

  • señales táctiles dadas por unx mismx o por otra persona
  • objetos físicos

Kinestésico

  • experiencia sobre la sensación en el ejercicio. Por ejemplo, estirar una banda de resistencia.

Compartir experiencia

  • compartir la experiencia de manera verbal de un/a compañerx o el/la docente
  • compartir la experiencia visual de un/a compañerx o docente
  • compartir la experiencia táctil de otrx compañerx o docente
  • compartir la experiencia visual y autocorrección