Coordinación

La coordinación es la capacidad de controlar, ejecutar y dirigir eficientemente movimientos en relación a factores internos y externos.

La coordinación es la capacidad de controlar, ejecutar y dirigir eficientemente movimientos en relación a factores internos y externos. Todo movimiento requiere coordinación y esto se desarrolla en la actividad dancística; siempre que bailamos, trabajamos la coordinación. Sin embargo, como es un elemento tan importante para la adquisición de habilidades de movimiento, puede ser útil incluir actividades que se centren específicamente en el desarrollo de la misma.

Las actividades de coordinación pueden ser además una buena oportunidad para incorporar otras habilidades que intervienen en la danza:

  • ritmo, temporización y musicalidad
  • enfoque y dirección en la mirada
  • conciencia espacial (dentro y fuera de la propia kinesfera)
  • memorización del movimiento

Introducir un elemento a la vez que se realizan ejercicios de coordinación, o superponerlos gradualmente puede garantizar que una secuencia establecida siga siendo atractiva y divertida. Por ejemplo, reproducir de manera sincronizada, cambiar la música y realizar la misma secuencia con una dinámica diferente, cambiar dónde se centra la mirada en cada movimiento o cambiar las direcciones. Puede encontrar más información sobre nuestro enfoque para crear secuencias aquí.

El propósito de esta actividad es desarrollar la capacidad del/la bailarín/a para:

  • dar señales físicas claras a su pareja (compañerx) (factor interno)
  • responder con rapidez y precisión a las señales de un/a compañerx (factor externo)
  • responder creativamente a las señales de un/a compañerx
  • desarrollar un nuevo vocabulario de movimiento
  • desarrollar conciencia espacial

Algunxs bailarinxs encontrarán la habilidad de coordinación más compleja que otrxs, lo cual puede afectar al resultado de la actividad. Las personas tienden a sentirse más cómodas liderando o siguiendo. Cambiar de compañerx de manera regular puede ayudar y alentar a lxs bailarinxs a salir de su zona de confort.

Las actividades de coordinación pueden funcionar dentro de la propia kinesfera del/a bailarín/a y tener un enfoque interno (por ejemplo, realizar una secuencia establecida en el sitio) o incorporar una kinesfera más amplia en el espacio de la clase y desarrollar la conciencia espacial. Esta actividad involucra temporalidad y afecta a su movimiento futuro. Exige también que el/la bailarín/a sepa gestionar su movimiento en relación a su pareja. Se incluye una complejidad mayor si se realiza un desplazamiento, ya que el/la bailarín/a tiene que desarrollar la consciencia de su movimiento en relación a lxs demás compañerxs en el espacio.

¿Por qué utilizar exploración en danza?

La exploración, o actividades que implican la exploración como un elemento, pueden ser un enfoque de enseñanza muy útil por diversos motivos:

  • motivación. La exploración es intrínsecamente motivadora, y la hace atractiva.
  • cambiar la dinámica del grupo. La exploración puede incrementar los niveles de energía cuando el grupo está cansado o adormecido. También se puede utilizar para aligerar el ambiente de la clase, reunificar el grupo o concentrarlo.
  • creatividad. La exploración a menudo requiere de una respuesta creativa por parte del/la bailarín/a, por lo que puede ser una buena forma de desarrollar un nuevo vocabulario de movimiento. También implica desarrollar en el/la bailarín/a, la capacidad para responder de forma rápida y tomar iniciativa.
  • diferenciación. Lxs bailarinxs pueden elegir cómo responder para que se pueda producir la auto diferenciación.

Para que una exploración tenga éxito, la estructura debe ser clara y sencilla. Una vez que lxs bailarinxs han dominado la versión básica, se pueden introducir gradualmente instrucciones adicionales, opciones o desarrollos para añadir complejidad y desafío.

Guía didáctica.

Esta actividad utiliza una amplia gama de métodos de enseñanza para atraer a diferentes estilos de aprendizaje. Los métodos visuales y táctiles de comunicación son generalmente más accesibles y eficaces para lxs bailarinxs con diversidad intelectual.

Es importante asegurarse de que lxs bailarinxs comprenden y puede ejecutar la versión básica antes de añadir una complejidad. De lo contrario, será difícil lograr la precisión en el movimiento.  Esto puede probarse y evaluarse de diferentes maneras para mantener el interés.  Por ejemplo, que un/a bailarín/a sea el/la líder del grupo, o añadir el siguiente desarrollo de movimientos sin dar a lxs bailarinxs todas las pautas y observar qué sucede.

Una vez que esto se ha logrado, las siguientes etapas podrían incluir:

  • añadir más direcciones y niveles
  • añadir diferentes velocidades y dinámicas
  • cambiar la distancia entre las parejas (muy separadxs o juntxs)
  • establecer puntos de partida, puntos de encuentro o recorridos en el espacio
  • cambiar de compañerx
  • responder al/la compañerx en la dirección, nivel o velocidad opuesta
  • preguntar a lxs bailarinxs sus ideas sobre adaptaciones o desarrollos a la estructura

En esta actividad utilizamos los siguientes métodos de transmisión:

Auditiva

  • instrucciones verbales
  • uso de la voz, entonación
  • uso de la música/sonido
  • imaginario a través de la verbalización

Visual

  • demostración física del/la professor/a
  • imaginario visual (foto, objeto)

Táctil

  • señales táctiles dadas por unx mismx o por otra persona
  • objetos físicos

Kinestético

  • experimentar el movimiento. Por ejemplo, la resistencia

Compartir experiencia

  • compartir la experiencia de manera verbal de un/a compañerx o el/la docente
  • compartir la experiencia visual de un/a compañerx o docente
  • compartir la experiencia táctil de otrx compañerx o docente
  • compartir su propia experiencia y autocorrección